domingo, 28 de marzo de 2010

Un domingo a la francesa

Después de pasar casi 6 meses en suelo francés, he aprendido a querer muchas cosas de este bello país que encierra una historia maravillosa, gente llena de cultura y que mantiene sus tradiciones, y un suelo excepcional que entrega delicias y deleita a todo el que las pruebe.

Una de las tradiciones francesas los fines de semana son los mercados de productos fresos, desde pescados, mariscos, carne, quesos; hasta panes, frutas y vegetales. En Paris hay más de una esquina de la ciudad donde se organizan cada fin de semana diversos productores para llevar sus delicias a los visitantes. Se pueden conseguir productos diferentes, originales, y aunque no siempre es más barato que comprar en el automercado, lo cierto es que la calidad suele ser superior a lo que se consigue en las tiendas convencionales.

En el caso de Burdeos, ciudad marítima del Suroeste francés, los productos bandera se consiguen dentro de las aguas del Océano Atlántico tan cercano a sus costas; las famosas ostras que los bordeleses devoran cada domingo con mucho limón amarillo, en el mercado de Chartrons al aire libre, frente al río la Garona acompañadas de una copa de vino blanco de la región de Entre Deux Mers, que es sólo una de las apelaciones de la región, que es probablemente el espacio vinícola más productivo del mundo.

Visitar estos mercados es adentrarse en el mar, es pasear por los campos de flores, es entrar en el viñedo en el momento de la vendimia para recoger las uvas.

Camarones, boulots (un tipo de caracol más pequeño), buey de mar (parecido en sabor a la langosta)...son otras delicias que ofrecen en el mercado de Capucins; diferente al de Chartrons, se ubica en una zona más "popular" de la ciudad, dentro de una antigua estructura que alberga decenas de stands con productos típicos del terroir como quesos, charcuterie, vinos bio, boulangerie con todo tipo de panes, boucherie donde ofrecen cordero, cerdo, carne de vaca, conejo para deleite de los carnívoros.

Por aquí me encontraba el domingo pasado recorriendo cada puesto, tomando fotos y por supuesto degustando...Opté por comerme una ración de camarones y otra de boulots...Los primeros los ataqué con la mano porque te los traen con todo! Así que no queda alternativa sino pelarlos y realmente eso lo hace más divertido. Los boulots como vienen en su cascarón, te ofrecen una especie de pinza para sacarlos, y todo lo acompañan con pan y mayonesa, pero con sólo un toque es suficiente pues sino pierde el sabor natural del producto. Y también pedí un plato de quesos y es que no importa si los comen todos los días, los franceses llegan el domingo aquí y piden su plato de queso...es como el pan de cada día...

Descubrí también un sitio donde me tomé un café, y donde además preparan cous cous y una salchicha marroquí mezcla de cordero y cerdo que me hizo salivar, y por lo que volveré muy pronto! Es de un matrimonio francés-marroquí y se llama No Mad, o sea no molestia y el mal humor esta totalmente ausente...Es sinceramente el mejor servicio que he podido tener desde que llegué a Bordeaux y la señora es probablemente la francesa que más he visto sonreir!

Y como América Latina siempre está presente...en medio del mercado se ubica un puesto de empanadas argentinas...rellenas de carne, queso de camarones...Los que despachan no son precisamente argentinos, sino franceses, y al preguntarles cómo combinaban las dos cosas dijeron que su patrón es argentino y ellos ya saben prepararlas a ojos cerrados. Bien por ellos!

Esta cultura de los mercados es algo que me conquista, me apasiona porque se siente el ritmo y la energía de la ciudad en un día tranquilo como los domingos. La gente viene sin importar edad, raza, clase social y todos comen con las manos, riendo y regateando precios con los caseros...Y es importante tomar de los europeos la organización y la limpieza que mantienen en estos espacios. Cada quien tiene su puesto y lo mantiene presentable, provoca realmente comprar y hay espacio suficiente para albergar cientos de visitantes.

En Venezuela tenemos nuestros mercados populares que son una maravilla...el mercado de Chacao late a un ritmo citadino y está muy bien luego de las remodelaciones que se le hicieron...Así también el mercado Guaicaipuro y el de Coche...

En Lima los deliciosos mercados de Surco, de Surquillo, de Jesus María...son un viaje al corazón del Perú, a descubrir sus sabores de la mano de los actores principales...

En cada ciudad donde vayan, busquen los mercados...pasen un día diferente y verán qué bien se sienten luego...es realmente enriquecedor!!!


2 comentarios:

ivan dijo...

Como disfrutas la comida!hago lo mismo que tu, hablabas por ahi del mercadito de surquillo, es mi favorito, hace poco hubo un tipo mistura pero en petit,jaja algo pequeño en su corredor que es algo nuevo, Gaston a ayudado a que todo este mejor organizado en los mercados!

Melina dijo...

Gracias por tu comentario, Iván!!! Excelente la idea de hacer un mini Mistura en Surquillo...Ojalá lo repitan!!! Y claro, Gastón sin duda ha hecho y está haciendo una gran diferencia en la gastronomía peruana, comenzando por los productos! ;)

Datos personales

Mi foto
Food lover, wine lover, deeply curious, very communicative and emotional and ready to share by writting! ;)